Canto fijo

Canto fijo no se deja medir por los conceptos históricos. Hace callar al relato conocido para que se oiga lo que no se sabe en lo sabido. Nos resta la pregunta:¿quién es el que así habla?

Ir a la Lista de deseos

de Herrera, Fernando

editado por audisea

Si el pasado debe ser recordado desde el punto de vista de los vencidos, entonces leer Canto fijo es buscar ese punto donde los hechos vuelven a decirse en la voz de los caídos. Esa voz recoge el autor, para anunciarla a sabiendas de una justica imposible, pero en el ánimo, con el ánimo de esa justicia. Es indudable, hay un hecho de justeza en el poemario de Fernando Herrera. No solo hablamos de la temática del libro, que recoge la herencia judeo-cristiana y su paso por esta parte de mundo occidental, sino que, en palabras concisas, más bien justas, Herrera logra tomar esa voz que la historia olvida. La historia olvida siempre que dice “así fueron las cosas”. Los poemas de Canto fijoreclaman: “así dejamos que fueran”, “así no debieron ser”.